Albóndigas en salsa de almendras: una receta tradicional y casera

¿Te gustan las albóndigas? ¿Y la salsa de almendras? Si la respuesta es sí, entonces esta receta te va a encantar. Se trata de unas albóndigas de carne picada de ternera y cerdo en una salsa de almendras, que es una salsa suave y cremosa, típica de la cocina española. Es una receta tradicional y casera, que se ha preparado durante generaciones en muchas familias.

Las albóndigas son un plato muy versátil, que se puede acompañar de diferentes guarniciones como arroz, patatas, pasta o ensalada. Además, se pueden congelar y tener listas para cualquier ocasión. La salsa de almendras es una salsa que se elabora con almendras tostadas y molidas, cebolla, ajo, tomate, caldo y vino blanco. En esta salsa se cocinarán las albóndigas, y el resultado será una receta deliciosa.

Para elaborar esta receta, necesitarás ingredientes sencillos como carne picada de ternera y cerdo, pan rallado, leche, huevo, ajo, perejil, sal, pimienta, nuez moscada, harina, aceite de oliva, almendras crudas, cebolla, tomate, caldo de carne y vino blanco. También puedes añadir algunas hierbas frescas como cilantro o perejil para darle más frescor.

El resultado final es una combinación perfecta de texturas y sabores. Las albóndigas, jugosas y tiernas, se mezclan con la salsa de almendras, que aporta un sabor suave y un toque dulce. Esta deliciosa preparación puede servirse caliente o templada, y es perfecta para disfrutar en familia.



Ingredientes para 4 personas

  • 500 g de carne picada de ternera y cerdo
  • 100 g de pan rallado
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • 2 dientes de ajo
  • Sal y pimienta al gusto
  • Nuez moscada al gusto
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva para freír
  • 100 g de almendras crudas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 400 ml de caldo de carne
  • 100 ml de vino blanco
  • Cilantro o perejil picado para decorar


Preparación paso a paso

  1. En un bol grande, ponemos la carne picada, el pan rallado, la leche, el huevo, un diente de ajo picado, sal, pimienta y nuez moscada. Mezclamos bien con las manos hasta obtener una masa homogénea.
  2. Formamos bolitas del tamaño deseado con la masa y las pasamos por harina, sacudiendo el exceso.
  3. Calentamos abundante aceite en una sartén y freímos las albóndigas por tandas hasta que estén doradas por todos los lados. Las escurrimos sobre papel absorbente y las reservamos.
  4. En la misma sartén, tostamos las almendras hasta que estén ligeramente doradas. Las retiramos y las trituramos en un mortero o en un procesador de alimentos. Reservamos.
  5. En la misma sartén, sofreímos la cebolla picada y el otro diente de ajo picado hasta que estén blanditos. Añadimos el tomate rallado y dejamos que se cocine todo junto durante unos minutos.
  6. Agregamos el vino blanco y dejamos que hierva hasta que se reduzca a la mitad. Añadimos el caldo de carne y las almendras trituradas. Salpimentamos al gusto y dejamos que la salsa se cocine a fuego lento durante unos 15 minutos o hasta que espese ligeramente.
  7. Incorporamos las albóndigas a la salsa y las cocinamos durante otros 10 minutos o hasta que estén tiernas y bien impregnadas del sabor de la salsa.
  8. Servimos las albóndigas en salsa de almendras espolvoreadas con cilantro o perejil picado y acompañadas de la guarnición que más nos guste.


Consejos y trucos

  • Puedes usar solo carne de ternera o solo carne de cerdo si lo prefieres, o sustituirla por carne de pollo o pavo.
  • Puedes añadir más ingredientes a la masa de las albóndigas como queso rallado, jamón picado o especias al gusto.
  • Puedes hacer las albóndigas más grandes o más pequeñas según tu gusto, pero ten en cuenta que el tiempo de cocción variará.
  • Puedes hornear las albóndigas en lugar de freírlas, para que queden más ligeras. Solo tienes que ponerlas en una bandeja engrasada y hornearlas a 180ºC durante unos 20 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción.
  • Puedes usar otro tipo de caldo de carne que te guste más, o sustituirlo por agua si prefieres una salsa más suave.
  • Puedes congelar las albóndigas en salsa de almendras una vez frías y guardarlas en un recipiente hermético durante varios meses. Para consumirlas, solo tienes que descongelarlas y calentarlas en el microondas o en una cazuela.

Deja un comentario

Esta página contiene Cookies ¿Nos regalas una?    Más información
Privacidad