Cómo hacer bombones de quaker caseros y deliciosos

¿Sabes qué son los bombones de quaker? Son unas bolitas de avena, chocolate y dulce de leche que se cubren con coco rallado o granillo de colores. Son muy populares en Argentina, donde se les llama así por la marca de avena más conocida, pero también se pueden encontrar en otros países con otros nombres, como trufas de avena o bombones de avena.

Los bombones de quaker son un postre muy fácil de hacer, que no requiere horno ni cocción, y que se puede preparar con ingredientes que seguro tienes en tu cocina. Además, son muy versátiles, ya que puedes variar el relleno y la cobertura según tus gustos y preferencias.

En este artículo te vamos a enseñar cómo hacer bombones de quaker caseros y deliciosos, siguiendo una receta sencilla y rápida. También te vamos a dar algunos trucos y consejos para que tus bombones queden perfectos y puedas disfrutarlos en cualquier ocasión.

¿Te animas a probarlos? Sigue leyendo y descubre cómo hacer bombones de quaker paso a paso.

Ingredientes para hacer bombones de quaker

Para hacer unos 30 bombones de quaker, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 200 gramos de manteca (mantequilla)
  • 250 gramos de avena instantánea (también llamada avena fina o ultrafina)
  • 200 gramos de cacao amargo en polvo
  • 4 o 5 cucharadas soperas de dulce de leche (también puedes usar leche condensada o cajeta)
  • 5 galletitas de agua (también puedes usar galletas María o similares)
  • Coco rallado o granillo de colores para la cobertura

Cómo hacer bombones de quaker paso a paso

Una vez que tengas todos los ingredientes listos, sigue estos pasos para hacer tus bombones de quaker:

  1. Lo primero que tienes que hacer es derretir la manteca a baño María, es decir, colocando un recipiente con la manteca sobre otro con agua hirviendo. Cuando la manteca se haya derretido por completo, retira el recipiente del fuego y deja que se entibie un poco.
  2. A continuación, agrega la avena instantánea y el cacao amargo al recipiente con la manteca derretida, y mezcla bien con una espátula o una cuchara de madera hasta integrar todos los ingredientes. Te quedará una especie de pasta oscura y espesa.
  3. Luego, incorpora el dulce de leche a la mezcla anterior, y vuelve a revolver hasta que se distribuya uniformemente. Te quedará una masa más pegajosa y brillante.
  4. Después, toma dos de las galletitas y tritúralas con las manos o con un mortero hasta obtener un polvo fino. Añade este polvo a la masa de los bombones y mezcla nuevamente. Esto le dará un toque crujiente y un sabor extra a tus bombones.
  5. A continuación, lleva la masa a la heladera (nevera) durante unos 15 minutos para que tome más consistencia y sea más fácil de manipular. Mientras tanto, prepara un plato con coco rallado o granillo de colores para la cobertura, y otro plato con papel manteca o film transparente para colocar los bombones ya hechos.
  6. Pasado el tiempo de refrigeración, saca la masa de la heladera y empieza a formar los bombones. Para ello, toma una cucharada sopera de masa y haz una bolita con las manos. Luego, pásala por el coco rallado o el granillo de colores, presionando ligeramente para que se adhiera bien. Finalmente, coloca el bombón en el plato con papel manteca o film transparente. Repite este proceso hasta terminar con toda la masa.
  7. Por último, lleva los bombones de quaker a la heladera nuevamente durante unas 3 horas para que se endurezcan y se conserven mejor. Después de este tiempo, ya puedes disfrutar de tus bombones de quaker caseros y deliciosos.

Trucos y consejos para hacer bombones de quaker

  • Si quieres que tus bombones de quaker sean más saludables, puedes usar manteca vegetal en lugar de manteca de vaca, cacao puro en lugar de cacao amargo, y miel o sirope de agave en lugar de dulce de leche.
  • Si quieres que tus bombones de quaker sean más variados, puedes rellenarlos con un trocito de fruta, un fruto seco, una pasa, un malvavisco, o lo que se te ocurra. Solo tienes que hacer un hueco en la bolita de masa, colocar el relleno, y cerrarla bien.
  • Si quieres que tus bombones de quaker sean más originales, puedes cubrirlos con chocolate derretido, pasta de avellanas, caramelo, o lo que más te guste. Solo tienes que bañar los bombones en la cobertura elegida, y dejarlos secar sobre papel manteca o film transparente.
  • Si quieres conservar tus bombones de quaker por más tiempo, puedes guardarlos en un recipiente hermético en la heladera durante una semana, o en el congelador durante un mes. Solo tienes que sacarlos y dejarlos a temperatura ambiente media hora antes de consumirlos.

Cómo hacer bombones de quaker: resumen

Los bombones de quaker son un postre fácil y rápido de hacer, que se puede preparar con ingredientes simples y que se puede personalizar según los gustos. Para hacerlos, solo hay que seguir estos pasos:

  • Derretir la manteca a baño María y dejarla entibiar.
  • Agregar la avena instantánea y el cacao amargo, y mezclar bien.
  • Incorporar el dulce de leche y mezclar nuevamente.
  • Añadir las galletitas trituradas y mezclar otra vez.
  • Llevar la masa a la heladera durante 15 minutos.
  • Formar bolitas con la masa y pasarlas por el coco rallado o el granillo de colores.
  • Colocar los bombones en un plato con papel manteca o film transparente.
  • Llevar los bombones a la heladera durante 3 horas.
  • Disfrutar de los bombones de quaker caseros y deliciosos.

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre cómo hacer bombones de quaker, y que te animes a probar esta receta tan fácil y rica. Si te ha gustado, compártela con tus amigos y familiares, y déjanos un comentario con tu opinión o sugerencia.

Y si quieres ver más recetas como esta, visita nuestro blog Extrasabor.com, donde encontrarás muchas ideas para cocinar postres, platos principales, entrantes, ensaladas, y mucho más.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales para estar al día de todas nuestras novedades y promociones.

Gracias por leernos y hasta la próxima.

Deja un comentario

Esta página contiene Cookies ¿Nos regalas una?    Más información
Privacidad