Cómo hacer una receta fácil de arroz con leche

El arroz con leche es un postre tradicional que se prepara en muchos países del mundo, con algunas variaciones según la región. Se trata de una receta sencilla pero muy deliciosa, que consiste en cocer arroz con leche, azúcar y aromas como canela, limón o vainilla. El resultado es un arroz cremoso y dulce, que se puede comer frío o caliente, y que se suele espolvorear con canela en polvo o azúcar quemado.

El arroz con leche es un postre ideal para cualquier ocasión, ya que se puede preparar con antelación y se conserva bien en la nevera. Además, es una receta económica y nutritiva, ya que el arroz es un alimento rico en hidratos de carbono, y la leche aporta proteínas, calcio y vitaminas.

En este artículo te vamos a enseñar cómo hacer una receta fácil de arroz con leche paso a paso, con fotos e indicaciones detalladas. Verás que es muy fácil de hacer y que el resultado es un arroz con leche casero y sabroso, que nada tiene que envidiar al de las abuelas. También te daremos algunos consejos para elegir el mejor arroz, la mejor leche y los mejores aromas para tu receta.

¿Te apetece probar esta deliciosa receta fácil de arroz con leche? Sigue leyendo y descubre cómo hacerla con nosotros.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 litro de leche entera
  • 200 g de arroz redondo
  • 150 g de azúcar
  • 1 rama de canela
  • La cáscara de 1 limón
  • Opcional: 1 cucharadita de esencia de vainilla

Cómo hacer una receta fácil de arroz con leche paso a paso

  1. Lo primero que hay que hacer es lavar el arroz bajo el chorro de agua fría, para eliminar el almidón y evitar que se pegue. Lo escurrimos bien y lo reservamos.
  2. En una olla grande ponemos la leche a calentar a fuego medio-alto. Añadimos la rama de canela, la cáscara de limón y la esencia de vainilla si la usamos. Removemos bien y dejamos que hierva.
  3. Cuando la leche empiece a hervir, bajamos el fuego y añadimos el arroz. Removemos bien para que se reparta por toda la olla y no se quede en el fondo.
  4. Cocinamos el arroz a fuego lento durante unos 40 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue ni se queme. La leche se irá reduciendo y el arroz se irá ablandando y absorbiendo el líquido.
  5. Añadimos el azúcar y removemos bien para que se disuelva. Seguimos cocinando el arroz a fuego lento durante unos 10 minutos más, hasta que tenga una consistencia cremosa pero no demasiado espesa. Si vemos que se queda muy seco, podemos añadir un poco más de leche caliente.
  6. Apagamos el fuego y retiramos la rama de canela y la cáscara de limón. Pasamos el arroz con leche a una fuente o a recipientes individuales. Dejamos que se temple un poco y lo metemos en la nevera hasta que esté frío.
  7. Servimos el arroz con leche frío o templado, espolvoreado con canela en polvo o azúcar quemado al gusto.

Consejos y trucos para hacer una receta fácil de arroz con leche

  • Es importante elegir un arroz adecuado para hacer el arroz con leche, ya que no todos los tipos de arroz tienen las mismas propiedades. Lo ideal es usar un arroz redondo o bomba, que tiene mucho almidón y absorbe bien la leche sin perder la forma. No se recomienda usar arroces largos o basmati, ya que quedan más sueltos y secos.
  • También es importante elegir una leche de buena calidad, que sea entera y fresca. La leche entera le da más cremosidad y sabor al arroz con leche, y la leche fresca tiene más grasa y proteínas que la leche UHT. Si quieres hacer un arroz con leche más ligero, puedes usar leche semidesnatada o desnatada, pero ten en cuenta que el resultado será menos cremoso.
  • Los aromas que se usan para hacer el arroz con leche pueden variar según el gusto de cada uno, pero los más habituales son la canela, el limón y la vainilla. La canela le da un toque especiado y dulce, el limón le da un toque cítrico y refrescante, y la vainilla le da un toque suave y aromático. Puedes usar estos tres aromas juntos o por separado, o añadir otros como naranja, anís o clavo.
  • El punto de cocción del arroz con leche depende de cómo te guste de espeso. Hay quien lo prefiere más líquido y quien lo prefiere más espeso. Lo ideal es que quede cremoso pero no seco, y que el arroz esté tierno pero no deshecho. Para conseguirlo, hay que cocinarlo a fuego lento y removiendo a menudo, y controlar el tiempo y la cantidad de líquido. Recuerda que el arroz con leche se espesa más al enfriarse, así que no lo dejes muy seco al apagar el fuego.
  • El arroz con leche se puede conservar en la nevera durante unos 3 o 4 días, siempre que lo guardemos en un recipiente hermético y cubierto con film transparente. También se puede congelar, pero hay que tener en cuenta que el arroz puede perder textura al descongelarlo. Para calentarlo, lo mejor es hacerlo a fuego lento en una cazuela, añadiendo un poco de leche si está muy seco.

Deja un comentario

Esta página contiene Cookies ¿Nos regalas una?    Más información
Privacidad