Pretzel casero: una receta fácil, divertida y deliciosa

¿Te gustaría preparar un snack crujiente, salado y con forma de lazo? Entonces, te encantará esta receta de pretzel casero. El pretzel es un tipo de panecillo que se elabora con una masa de harina, agua, levadura y sal, que se moldea en forma de lazo, se sumerge en una solución de bicarbonato y se hornea hasta que quede dorado y crujiente. Se suele espolvorear con sal gruesa o semillas de sésamo, amapola o comino.

El pretzel casero es un snack muy popular en Alemania, donde se llama brezel, y en Estados Unidos, donde se consume tanto en su versión salada como dulce, con chocolate, canela o glaseado. Es ideal para acompañar una cerveza, un café o un té, o para comer entre horas cuando nos apetezca algo rico.

En este artículo te vamos a enseñar cómo hacer un pretzel casero paso a paso, con todos los trucos y consejos para que te quede perfecto. También te daremos algunas ideas para variar la receta y adaptarla a tus gustos y necesidades. Y por si fuera poco, te mostraremos una foto que hemos creado nosotros mismos para ilustrar el resultado final. ¿Te animas a probarlo? Sigue leyendo y descubre cómo hacer un pretzel casero fácil y divertido.

Ingredientes para hacer pretzel casero

Para hacer unos 12 pretzels caseros necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 g de harina de trigo
  • 250 ml de agua tibia
  • 25 g de levadura fresca o 7 g de levadura seca
  • 50 g de mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 litro de agua
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Sal gruesa o semillas al gusto
  • Huevo batido para pintar

Cómo hacer pretzel casero paso a paso

Sigue estos pasos para hacer un pretzel casero fácil y rápido:

  1. En un bol grande, mezcla la harina con la sal y el azúcar.
  2. En otro bol pequeño, disuelve la levadura en el agua tibia. Deja reposar unos 10 minutos o hasta que burbujee.
  3. Añade la mezcla de levadura y el agua al bol de la harina y amasa con las manos o con una batidora eléctrica con el accesorio de gancho hasta obtener una masa suave y elástica.
  4. Añade la mantequilla derretida y sigue amasando hasta integrarla bien.
  5. Forma una bola con la masa y colócala en un bol engrasado con un poco de aceite. Cubre el bol con un paño limpio y deja reposar la masa en un lugar cálido durante una hora o hasta que doble su tamaño.
  6. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
  7. En una olla grande, lleva a ebullición el agua con el bicarbonato de sodio.
  8. Divide la masa en 12 porciones iguales y forma con cada una un cilindro alargado.
  9. Para dar forma al pretzel, cruza los extremos del cilindro formando una U invertida. Luego, retuércelos entre sí dos veces y pega los extremos a la parte inferior del cilindro formando un lazo.
  10. Sumerge cada pretzel en el agua hirviendo durante unos 10 segundos por cada lado. Escúrrelos sobre papel absorbente.
  11. Coloca los pretzels sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal o engrasada con un poco de aceite.
  12. Pinta los pretzels con el huevo batido y espolvoréalos con sal gruesa o semillas al gusto.
  13. Hornea los pretzels durante unos 15-20 minutos o hasta que estén dorados y crujientes.
  14. Deja enfriar los pretzels sobre una rejilla y disfrútalos.

Consejos para hacer un pretzel casero perfecto

Aquí tienes algunos consejos para hacer un pretzel casero perfecto:

  • Puedes usar harina de trigo normal o integral, o una mezcla de ambas. También puedes usar harina de espelta, centeno o avena, pero ten en cuenta que la textura y el sabor pueden variar.
  • Puedes usar mantequilla o margarina, o sustituirla por aceite de oliva o de girasol, para hacer un pretzel más ligero.
  • Puedes usar levadura fresca o seca, pero recuerda que la cantidad no es la misma. Por cada 25 g de levadura fresca, usa 7 g de levadura seca.
  • Puedes darle la forma que quieras al pretzel, desde el tradicional lazo hasta una trenza, un círculo, una estrella o una letra. ¡Deja volar tu imaginación!
  • Puedes espolvorear los pretzels con sal gruesa o con semillas de sésamo, amapola, comino, lino o chía. También puedes usar queso rallado, ajo en polvo, pimentón o hierbas aromáticas.
  • Puedes hacer los pretzels dulces en vez de salados, sustituyendo la sal por más azúcar en la masa y espolvoreándolos con azúcar glas, canela, chocolate o mermelada.
  • Puedes hacer los pretzels con antelación y guardarlos en un recipiente hermético hasta el momento de servir. También puedes congelarlos una vez horneados y descongelarlos en el microondas o en el horno.
  • Puedes servir los pretzels solos o con alguna salsa para mojar, como mostaza, kétchup, mayonesa, queso crema o mantequilla.

Deja un comentario

Esta página contiene Cookies ¿Nos regalas una?    Más información
Privacidad